Margarita de Austria

Biografía

Retrato de Margarita de Austria con vestimenta de viuda.
Retrato de Margarita de Austria con vestimenta de viuda.

Una de las mujeres más ilustres de los Austrias por su cultura, su temperamento y sus dotes políticas. Durante los reinados de Maximiliano, su padre, y Carlos I [V], su sobrino, hizo resaltar su nombre en la política internacional como gobernadora de los Países Bajos (1507-1515).

Su persona se vincula a la historia de España por muchas causas; entre otras, su enlace con el infante don Juan y la posibilidad de una sucesión directa en el trono de los Reyes Católicos. Hija de Maximiliano I de Austria y de María de Borgoña, Margarita nació en Bruselas el 10-I-1480.

Su cuna hizo figurar su nombre muy pronto en los tratados internacionales, puesto que por el de una de las cláusulas del de Arrás de 1482 se convino el casamiento de la joven princesa con el futuro Carlos VIII de Francia. Margarita se educó, en consecuencia, en la corte de Valois; pero en 1492 fue devuelta a su país a causa del matrimonio de Carlos con Ana de Bretaña (1491).

Años después, en 1496, se cerraron las negociaciones sostenidas entre las cortes de España y el Imperio para una aproximación política, concertándose el doble enlace: el de don Juan de España con Margarita de Austria, y el de don Felipe el Hermoso con la infanta doña Juana (Juana la Loca).

La boda entre los dos primeros tuvo lugar el 3-IV-1497 en la ciudad de Burgos. Don Juan muere el cuatro de octubre del mismo año; y no habiéndose realizado las esperanzas de maternidad de Margarita, pues una hija póstuma nació muerta, la infanta regresó de nuevo a su patria. No duraron mucho tiempo sus tocas de luto, pues en 1501 Maximiliano le dio por esposo a Filiberto II de Saboya. El nuevo enlace de la princesa de Borgoña duró hasta el 10-IX-1504, fecha en que murió el duque.

Entonces se retiró a Bourg-en-Bresse, con el propósito de fundar en Brou un convento agustino. Al acaecer la muerte de Felipe el Hermoso en 1506, Maximiliano, quien ejercía la regencia de su nieto Carlos, llamó a su lado a su hija para confiarle la tutela del niño y el gobierno de los Países Bajos, que ejerció sin interrupción desde 1507 a 1515. En 1508 puso fin a la guerra con Francia, mediante el tratado de Cambrai.

Cuando Carlos llegó a su mayoría de edad, perdió el gobierno, que recayó en el señor de Chièvres, favorito del nuevo duque. Pero al pasar este a España para revestir la corona de los Reyes Católicos, poco a poco sus miras coincidieron con la política antifrancesa de su tía, por lo que esta fue nombrada de nuevo gobernadora de los Países Bajos en 1518.

Desde este puesto contribuyó en mucho a la elección imperial de su sobrino (1519). En 1522 se encargó de nuevo de la gobernación de aquel territorio, después de un periodo de dos años en que la ejerció directamente Carlos V. Durante ocho años, hasta su muerte, acaecida en Malinas el 1-X-1530, secundó con todo su entusiasmo la política belicista de su sobrino contra Francia.

En 1529 firmó con Luisa de Saboya (1476-1531) la paz de Cambrai o de las Damas, en cuyas negociaciones preliminares demostró una vez más su competencia diplomática. Al morir dejaba vacío uno de los lugares de mayor responsabilidad del Imperio de Carlos V.

R.B.: VICENS VIVES, Jaime, Mil Figuras de la Historia, Ed. Instituto Gallach, 1944, Tomo I, págs. 212-213.