Teobaldo I de Navarra

Teobaldo I de Navarra.
  1. Miniatura del rey Teobaldo I.
    1. Datos biográficos
      1. Rey de Navarra: 1234-1253
        Nacimiento: 1200
        Fallecimiento: 1253
        Predecesor: Sancho VII
        Sucesor: Teobaldo II
        Dinastía: Champagne
        Padre: Teobaldo III de Champaña
        Madre: Blanca
        Consorte: Gertrudis de Metz
        Consorte: Inés de Beaujeu
        Consorte: Margarita de Borbón

        Rey de Navarra 1234-1253. Conde de Champaña y de Brie [IV]. Hijo póstumo de Teobaldo III de Champaña y de Brie, y de su esposa Blanca de Navarra, nació en Troyes, el 30-VI-1201 y murió en Pamplona el 14-VII-1253.

        El primer cuidado de Blanca, nombrada regente, fue colocar a su hijo bajo la protección de Felipe Augusto, pero este exigió que se le entregara al niño, que conservó hasta los trece años, junto con algunos castillos, como garantía de su juramento. Blanca aceptó, pero pudo conseguir, ya en 1204, que se le devolviera a su hijo, dedicándose al mismo tiempo a fortificar las principales plazas de sus Estados con la intención de tener en jaque a sus rivales, especialmente a Erard de Brienne, señor de Venisy, y a Ramerupt.

        En agosto de 1214 Felipe Augusto recibió el homenaje del joven conde, pero como Erard insistiera en sus pretensiones, Blanca envió un ejército contra él, derrotándole. Erard apeló al juicio de la Corte de los Pares, sin haber suspendido las hostilidades, como disponían las disposiciones del cuarto Concilio de Letrán, por lo que fue excomulgado (1217). Finalmente con la ayuda del duque de Borgoña y del conde de Bar, fue Erard reducido a obediencia y se reconoció vasallo del conde de Champaña, renunciando definitivamente a sus pretensiones.

        Al mismo tiempo que se ocupaba Blanca de conservar la herencia de su hijo, quiso aumentarla por medio de un enlace ventajoso, lo que consiguió casándole en 1220 con Gertrudis, condesa de Metz y de Dabo, viuda del duque de Lorena, que aportó cuantiosa dote; pero dos años después, a pretexto de consanguinidad y por la presión del emperador Federico, fue declarado nulo este enlace, y Teobaldo I contrajo nueva unión con Inés de Beaujeu, prima hermana de Luis VIII de Francia. En 1226 acompañó a este al sitio de Aviñón, pero al poco tiempo, sin motivo conocido, se ausentó furtivamente de aquel lugar y se trasladó a sus Estados.

        Tres meses más tarde moría el rey francés en Montpellier, y Teobaldo era acusado de haberle envenenado por amar a su esposa Blanca de Castilla. Teobaldo I, que era un distinguido poeta, contestó a estos ataques con crueles sátiras, pero al fin hizo acto de homenaje al joven Luis IX de Francia.

        Como antes había estado en tratos con la Liga de los Barones y estos fracasaron en varias tentativas contra el rey, se volvieron entonces contra Teobaldo, que solo le salvó la protección del rey y de la regente. Ajustada una tregua con los rebeldes de 1229, el conde aprovechó para fortificar su territorio, pero mientras tanto sus enemigos reunieron numerosas fuerzas y le derrotaron después de haber devastado sus Estados, firmándose la paz el 11-VII-1230.

        Poco más tarde estuvo a punto de casarse con Yolanda, hija de Pedro de Monclerc, duque de Bretaña, uno de los jefes de la coalición, pero la corona se opuso a este enlace, casando entonces con Margarita de Borbón, con lo que se reanimaron los odios contra Teobaldo, apoyando sus enemigos la candidatura de la hija mayor de Enrique II de Champaña, Alicia, reina de Chipre y tía carnal de Teobaldo, que había ido a Francia a reivindicar sus derechos; pero como la iglesia hubiera desaprobado sus pretensiones, Alicia aceptó una cantidad considerable que le ofrecía su sobrino como indemnización y renunció a todos sus derechos sobre el condado.

        A la muerte sin descendencia de Sancho VII el Fuerte, rey de Navarra y hermano de la condesa Blanca (7-IV-1234), correspondía su herencia a Teobaldo I, que unió al reino de Navarra los vastos dominios que ya poseía en la Champaña.

        Tanto los historiadores Fabin como Garibay pretenden que Teobaldo ya estuvo antes en España, llamado por su tío que le nombró lugarteniente del reino, pero como en 1231 entrase en negociaciones con algunos nobles para arrebatar la corona a Sancho, este le obligó a volver a Francia. De este modo tratan de explicar dichos autores el singular pacto de prohijamiento celebrado entre el anciano rey Sancho VII de Navarra y el joven Jaime I de Aragón, tan ventajoso para este. Sea como fuere, fue elegido rey por los navarros, en Pamplona el 5-V-1234 y el 8 fue coronado en la Catedral, contra lo estipulado por los tratados concertados entre Sancho VII y Jaime I el Conquistador.

        Esta entronización fue discutida por Alfonso X de Castilla, quien intentó invadir Navarra, aunque más tarde la aceptó tras la mediación del monarca aragonés.

        Teobaldo, comenzó su reinado imponiendo su autoridad a la ciudad de Tudela (1235), que se había manifestado partidaria de Alfonso, hijo de Jaime I de Aragón, al mismo tiempo confirmaba los fueros de Saracoiz y de Baigorri. En 1237 surgió un conflicto entre el monarca y los nobles acerca de la manera de interpretar los fueros, acudiendo ambas partes pretendientes al Papa, que delegó al abad de Santa María de Iranzo y a los priores de Roncesvalles y de Tudela para que resolviesen, decidiendo que en lo sucesivo los fueros se consignaran por escrito.

        Como en virtud del tratado que en 1230 había firmado con San Luis (Luis IX de Francia), debía cruzarse, acudió al llamamiento del papa Gregorio IX y antes de salir de Navarra, a fin de asegurar la paz en su reino, pactó con el poderoso señor de Albarracín, Pedro Fernández de Azagra, celebrando también conferencias con el arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada y el obispo de Tudela, los cuales cree el padre Moret que representaban al rey Fernando III de Castilla y que en su nombre darían seguridades a Teobaldo para que pudiera partir tranquilo.

        Después de haber recluido gente en sus Estados de Champaña, embarcó en Marsella para Palestina, acompañado de gran número de nobles y señores, entre ellos muchos navarros (1239). Después de diversas peripecias, volvió Teobaldo a Francia en 1243 y se trasladó posteriormente a Navarra, debiendo resolver muchos asuntos que se hallaban pendientes a causa de su larga ausencia.

        En 1246 estalló una discordia entre el rey y el obispo de Pamplona, Pedro Jiménez de Gazolaz, a causa, según opinión de Moret, de una cuestión de jurisdicción sobre el castillo de San Esteban de Monjardín. El obispo tuvo que salir de Pamplona y se refugió en el lugar de Navardún, ya en territorio aragonés, no sin antes haber excomulgado a Teobaldo. En 1248 se reconciliaron ambos y parece que el monarca pasó a Roma. El resto de su vida transcurrió tranquilamente entre el gobierno de sus Estados de Navarra y de Champaña y el cultivo de la poesía.

        De su segunda esposa, Inés de Beaujeu, tuvo una hija, Blanca, que casó con Juan de Bretaña, y de la tercera, Margarita de Borbón, cuatro hijos y cuatro hijas. De aquéllos, el mayor y el tercero, Teobaldo II y Enrique, le sucedieron, el segundo murió antes que su padre y el cuarto abrazó la vida religiosa. De las hijas, Leonor murió soltera, Inés casó con Pedro Álvarez, hijo del señor de Albarracín; Margarita con el hijo del duque de Lorena, y Beatriz, con Hugo IV, duque de Borgoña.

        VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1988, tomo 21 págs. 990-991.