Nicolás II de Rusia1881-1917

Biografía

El Zar Nicolás II en 1909.
El Zar Nicolás II en 1909.

A Alejandro III, muerto en Livadia a los cincuenta años de edad (1-XI-1894) le sucedió en el trono su hijo mayor, con el nombre de Nicolás II. Este mantuvo el absolutismo en la política interior, aunque al principio adoptó temperamentos de blandura para con la población no ortodoxa, como eran los bálticos, finlandeses, polacos y judíos.

La política exterior, bajo la dirección de Lobanov, tendía al mantenimiento de la paz en Europa y a una amistosa posición respecto a la Triple Alianza. El nuevo gobierno dedicó especial atención al desarrollo de los asuntos del Asia Oriental, donde durante la guerra con China (1894-95) el Japón había aparecido como gran potencia.

Una vez coronado Nicolás II en Moscú (mayo de 1896), visitó en otoño al emperador de Austria en su corte de Viena, al de Alemania en Breslau y luego a Inglaterra y Francia, donde en Cherburgo, París y Châlons, los zares fueron recibidos con gran entusiasmo.

Dirigía la política exterior de Rusia, a raíz de la muerte de Lobanov (1896), el conde Miguel Muraviev, que acrecentó el prestigio de Rusia. El zar (primavera de 1897) recibió la visita del emperador Francisco José; a principios de agosto la del emperador Guillermo II y a fines de agosto la del presidente de la república francesa, Félix Faure.

En la última, el zar pronunció la frase, desde largo tiempo ansiada por los franceses, nations alliées, si bien añadió que el objeto de la alianza no era otro que la paz. También tuvo carácter pacífico un convenio con Austria para el mantenimiento del statu quo en Turquía contra los conatos de los partidarios de la Gran Bulgaria.

Al estallar el levantamiento de Creta a principios de 1897, y durante la guerra grecoturca, Rusia permaneció neutral y negoció de acuerdo con las potencias europeas; en cambio, fortalecía su influencia tanto en Asia Central como en el Asia Oriental. La continuación del ferrocarril siberiano a través de la Manchuria china hasta un puerto libre de hielo en el océano Pacífico Vladivóstok se aseguró por medio de tratados.

Corea fue puesta bajo la influencia rusa, y a fines de 1897 los rusos ocuparon el puerto chino de Port-Arthur. Al propio tiempo se formaron en la frontera alemana y austriaca dos cuerpos de ejército. Para la construcción de barcos de guerra destinó el zar (10-III-1898) 90.000.000 de rublos. Con China se concertó formalmente (28 de marzo) el tratado del arriendo de Port-Arthur a Rusia, las fortificaciones del puerto se intensificaron y se mandaron allá tropas y municiones.
De Corea exigió Rusia la cesión de la isla Ciervo, en el puerto de Fusan, pero al propio tiempo firmó un contrato (13 de Mayo) con el Japón, que aseguraba la independencia de Corea. En el Asia Central se sofocó rápidamente una sublevación mahometana que había estallado en Ferghana (Mayo de 1898). Los ferrocarriles avanzaban también en aquel país.

En Europa, Rusia procuró, de acuerdo con Austria, mantener la paz en la península de los Balkanes y establecer una situación regular en Creta. A estos objetivos correspondió la circular del ministro de Negocios extranjeros, conde Muraviev, del 24-VIII-1898, acerca de la celebración de una Conferencia de las potencias para asegurar la paz y limitar los armamentos.

Esta Conferencia, que duró desde el 18 de Mayo hasta el 19 de Julio, y se celebró en La Haya, tuvo escaso resultado, y entre tanto se introducía con gran actividad en Rusia el nuevo armamento de la artillería de campaña con cañones de tiro rápido y se aumentaba la flota según el programa de 1898.

Para la fortificación del puerto de Vladivostok se destinaron 13.000.000 de rublos. Con Austria quedó en pie la inteligencia sobre los asuntos de los Balcanes. Luego, habiendo surgido una leve contrariedad en las relaciones entre Bulgaria y Serbia, fue reorganizado el ejército búlgaro por un oficial ruso. Las relaciones con Alemania se afianzaron más y más con una entrevista de los emperadores en Potsdam (8-XI-1899).

Por la primavera de aquel año, la cuestión Armenia dio margen a Rusia para formular reclamaciones a Turquía. Rusia exigía (1-II-1900) la concesión de un ferrocarril desde Kars a Erzerum y (1 de abril) la facultad de encargar a capitalistas rusos la obras del ferrocarril en el vilayeto fronterizo a la Transcaucasia en caso de que el gobierno turco no llevase a efecto la construcción ferroviaria por si mismo. A pesar de todo, Rusia no recibió la concesión para la línea de Yelisabetpol a Bagdad.

En Persia, en cambio, obtuvo Rusia gran influencia, ya mediante concesiones para carreteras y ferrocarriles, muchos de los cuales no llegaron a construirse, ya mediante un empréstito de 22,5 millones de rublos (enero de 1902), con el cual Persia pagó la deuda que tenía con Inglaterra en virtud del empréstito hecho allí en 1892, y de este modo pudieron sustraerse los puertos del golfo Pérsico a la influencia inglesa. Esta influencia, predominó sin embargo, en Afganistán, a pesar de que el ferrocarril ruso de Mugrab llegaba ya a Kushka, a 100 Km. de Herat.

Los éxitos de la política rusa en Asia Central y Oriental, en pugna con los intereses de Inglaterra en la India y China, se reflejaron en parte, en medidas económicas en gran escala, entre ellas la gigantesca construcción del ferrocarril chinomanchuriano, que hoy, en conexión con el siberiano, conduce, en una línea principal de 1.440 verstas, desde la frontera de Transbaikalia hasta Port-Arthur, y en un ramal de 980 verstas atraviesa la Manchuria meridional. El 13-XII-1899 se abrió a la explotación el trayecto de Port-Arthur a Mukden, y la totalidad de la línea se entregó al tráfico en el verano de 1902.

A pesar de la sólida situación de Alemania en Asia, la inteligencia entre los monarcas de Rusia y Alemania permaneció inalterable, como se demostró en el hecho de haber influído Nicolás II en el nombramiento de generalísimo de las tropas europeas en China (1900) a favor del mariscal alemán conde de Waldersee.

Guillermo II visitó al zar (6-8 de Agosto de 1902) en Reval; el príncipe heredero de Alemania estuvo en San Petersburgo del 16 al 24 de Enero, y el de Noviembre de 1903 ambos emperadores tuvieron entrevistas en Wiesbaden y Wolfsgarten, cerca de Darmstadt.

Con Austria-Hungría, la inteligencia fue sellada con la visita del zar a Viena y Mürzsteg (30 de septiembre a 30 de Octubre de 1903). Los ministros de negocios extranjeros de ambas potencias convinieron en el mantenimiento del acuerdo de 1897 sobre la cuestión de Macedonia.

El 5 de octubre, dichas dos potencias dirigieron a la Sublime Puerta una nota concebida en términos idénticos, y en la que se reclamaba enérgicamente que se pusiesen en práctica en Macedonia las reformas prometidas.

Al propio tiempo se hicieron en Sofía serias indicaciones a causa de los tumultos consentidos en Bulgaria a favor de la población cristiana de Macedonia. El 22-X-1903, Rusia y Austria redactaron un nuevo programa, según el cual se exigía la aceptación de un control sobre las medidas tomadas por el Gobierno turco y la pronta realización de las reformas. El 8 de diciembre fueron nombrados para ejercer esta inspección el cónsul general de Austria, von Miller, y el cónsul general ruso, Demeric.

En 1900, Rusia había tomado parte en la campaña internacional para la libertad de los embajadores sitiados en Pekín y para sofocar la insurrección de los boxers. Algunas fuerzas rusas se unieron a las del almirante inglés Seymour, quien, en julio de 1900, había intentado en vano hacer un avance desde Tientsin a Pekín.

Del mismo modo se mezclaron rusos con los soldados de marina de varios Estados, que habían conquistado (17 de Junio) el fuerte de Taku y el (14 de julio) el de Tientsin, como también entre las fuerzas internacionales que entraron en la ciudad de Pekín el 14 de Agosto. Igualmente al mando supremo del conde Wandersee (desde el 27 de septiembre), se distinguieron los rusos a las órdenes del general Stössel.

Rusia propuso la retirada de las tropas internacionales a raíz de la toma de Pekín, pues deseaba poner al Gobierno chino bajo su influencia en forma amistosa. En Noviembre de 1900, el sacerdote budista Daltiev, ruso de nacionalidad, que desde 1897 desempeñaba el cargo de secretario de Negocios extranjeros en Lhasa, trajo al zar el regalo que antiguamente acostumbraba ofrecer China al emperador como testimonio de protectorado. Además, los rusos ocuparon la Manchuria al someterse los boxers en la China del Nordeste.

En Octubre de 1901, Rusia negoció con China un tratado, según el cual Rusia estaría dispuesta a devolver la Manchuria si se sofocaban los disturbios de la misma o si la conducta de otra potencia no lo hacía imposible; todas las tropas indígenas habrían de ser reorganizadas por Rusia; las concesiones para explotaciones ferroviarias y mineras quedarían reservadas a Rusia. Para protección del ferrocarril debería permanecer hasta nueva orden una guarnición rusa a las órdenes de Lienevich.

El contrato fue confirmado el 8-IV-1902 con algunas modificaciones, a pesar de lo cual las tropas rusas permanecieron en Manchuria; más aún, se añadió a la lugartenencia para el Asia Oriental, establecida en 1903, el territorio del ferrocarril chino oriental y las posesiones rusas limítrofes a aquella lugartenencia, y en Octubre se nombró un Comité especial para los asuntos del Extremo Oriente bajo la presidencia del zar, Comité a cuyo cargo estaba tomar las medidas necesarias para el desarrollo del comercio y de la industria en el Extremo Oriente.

El primer lugarteniente fue el general Alexeiev, en cuyas manos se puso la ejecución de los acuerdos tomados por el Comité, las relaciones diplomáticas con los Estados vecinos y el mando de todas aquellas tropas, junto con la escuadra del Pacífico. Estos hechos tocaban en gran manera a los intereses del Japón, pues los rusos adquirían cada día mayor influencia aun en Corea.

El 5 -IV-1903, Rusia declaró al Gobierno chino que estaba dispuesta a devolver las provincias de Mukden y Kirin con Niuchwang, con tal que no fuesen luego entregadas a otra potencia; además, en el N. no se habían de emplear más que técnicos rusos, y las líneas telegráficas entre Port-Arthur y Mukden habían de seguir bajo la administración rusa. Contra esto protestaron Japón, Inglaterra y los Estados Unidos, a lo cual Rusia contestó que no proyectaba nada contra la integridad de la Manchuria.

El 8 de Octubre había de desalojar la Manchuria; pero el 29 del mismo mes ocuparon los rusos la ciudad de Mukden, después de haber sido abierto el puerto comercial a los barcos no rusos (24 de Octubre), aunque con derechos muy elevados. El 9 de Diciembre aparecieron buques de guerra rusos frente a Chemulpo y el 13 del mismo tropas japonesas en Mokpho. El 28 de Diciembre, el Japón hizo un empréstito extraordinario, a pesar de lo cual Rusia no creía en un ataque japonés.

La administración interior ofrecía un aspecto halagüeño. La Exposición de Artes e Industrias, celebrada en Moscú en el verano de 1896, puso de relieve un gran desarrollo material; por otra parte, el pago en oro de los aranceles, introducido en 1897, estabilizó el cambio del rublo. Witte visitó (1899) las cuencas hulleras del S. de Rusia, redujo los derechos de los comerciantes judíos y creó en París una Cámara de Comercio Rusa.

Un Congreso de obreros manuales expuso las necesidades de su clase. Tras de las primeras agitaciones obreristas de Riga y Varsovia se reorganizó la administración de fábricas y minas. En agosto de 1900 tuvo lugar el aumento de los impuestos financieros, y los empréstitos en grandes sumas produjeron una gran afluencia de oro al país. Se establecieron Bancos de crédito a causa de la usura, siempre en aumento, especialmente entre la población rural.

La escuadra y sus accesorios habían de adquirirse en fábricas nacionales; en 1901, el material para barcos fue declarado exento de derechos de entrada; el Gobierno apoyó la flota voluntaria, y también se establecieron comunicaciones con Vladivostok y el golfo Pérsico. Además de esto, dio principio Witte a la adquisición por el Estado de los ferrocarriles particulares. El 1-XI-1901 fue terminada la construcción del ferrocarril siberiano oriental, desde lago Baikal a Port-Arthur y Vladivostok (2.400 verstas).

El sistema proteccionista dio empero malos resultados. La población fabril estaba imbuida de las doctrinas nihilistas y socialdemocráticas. Desde 1899 ocurrieron a menudo disturbios obreros en las regiones fabriles. Los nuevos inspectores de fábricas tenían bajo su radio distritos demasiado vastos para poder atenderlos debidamente.

El odio contra los judíos, a los que se había reducido a determinadas viviendas y cuyos derechos de propiedad se habían limitado, estalló repetidas veces y con gran violencia. El 19 y 20 , en Chisinau (Besarabia), fueron destruidas centenares de tiendas y habitaciones de judíos, resultando unas 400 víctimas entre muertos y heridos.

La agricultura, con el fomento artificial de la exportación de los cereales, sufrió grave quebranto. A diario surgían levantamientos de los campesinos, acosados por el hambre, en la región llamada de las tierras negras. La nobleza derrochaba el dinero obtenido con la redención de los siervos de la gleba, y se trasladaba con frecuencia a las ciudades, lo mismo que los campesinos.

Se redujeron los aranceles sobre la maquinaria agrícola, se promulgó una ley protectora de la selvicultura y el Estado facilitó la compra de semillas a los agricultores. Finalmente, se fomentó la emigración de campesinos a Siberia. En 1898, unas 200.000 personas, y en 1899 unas 270.000, obtuvieron terrenos en Siberia libres de arriendo para un plazo de diez años y en buenas condiciones de adquisición; pero en 1900 disminuyó el número de colonizadores, bajando desde entonces considerablemente porque las circunstancias económicas y sociales eran desfavorables.

En 1902 se distribuyeron en la Rusia Meridional 800.000 rublos entre los terratenientes que habían sido perjudicados a causa de los disturbios. A los campesinos necesitados se dieron 6.663.000 rublos.

El 10 de Marzo de 1903 se relevó a los municipios de la responsabilidad por cada contribuyente, se condonaron a los campesinos 111.000.000 en concepto de impuestos, y la policía rural fue desde entonces sostenida por la Corona con un coste de unos 20.000.000. Además, se permitió a los campesinos el trabajo en muchos de los días festivos. Desde el 6-II-1902 se destinó una Comisión de técnicos para deliberar sobre el fomento de la agricultura.

En las Universidades menudeaban las algaradas estudiantiles, siguiéndose, naturalmente, el cierre temporal de las clases. Un Reglamento universitario del 5-VII-1899 limitó el número de escolares al de los que habían sufrido los exámenes en el mismo distrito.

El 27-II-1901, el ministro de Instrucción pública, Bogoliepov, fue herido mortalmente por un estudiante, al que se había expulsado de la Universidad. La Comisión nombrada el 6 de julio deliberó, sin resultado ninguno, sobre el espíritu revolucionario de la juventud.

Al mismo tiempo se retiró a los zemstvos el cuidado de la beneficencia y la inspección de la escuelas, intensificándose por lo mismo la exacerbación, ya existente, contra la burocracia.

Con la rusificación de Finlandia y de las provincias bálticas cundieron allí los males del interior de Rusia. El 7-VI-1903 se permitió, para el 1904, la enseñanza de la religión en polaco en toda la región del Vístula. El 11-V-1903, en un manifiesto hizo el zar declaraciones sobre tolerancia religiosa, ampliación de la administración autónoma y alivio de la situación de los campesinos, con lo que aumentaron las reclamaciones de la oposición.

Por otra parte se propagaba rápidamente el movimiento socialdemocrático. El 27-X-1903 fue herido, en un atentado, el gobernador del Cáucaso, príncipe Galitzin; en noviembre se formó un Comité armenio revolucionario. El 29 de agosto, Witte fue nombrado presidente del Comité ministerial, substituyéndole Pleske en la cartera de Hacienda. El ministro del interior, Plehve, representó el criterio absolutista y burocrático frente a los conatos libertarios de las masas. Esto contribuyó también a robustecer la oposición.

Guerra con Japón

Mientras la revolución se estaba preparando, cada vez visiblemente, Rusia se vio envuelta inopinadamente en una terrible guerra con el Japón, en la cual las armas rusas no sufrieron más que derrotas por tierra y por mar. Después de la última y decisiva batalla naval de Tsushima (28-V-1905), el general-almirante, gran duque Alejo Alexandrovich, fue destituido, y poco después lo fue también el ministro de Marina, almirante Avellan, siendo sustituido por el almirante Birilev (12-VII-1905).

Al propio tiempo se creó un Consejo de Defensa nacional, presidido por el príncipe Nicolás Nicolaievich. El 8 de Agosto empezaron las negociaciones de paz en Portsmouth de New-Hampshire (Estados Unidos), firmándose aquella el 5 de Septiembre. El tratado, honroso para los vencidos, fue obra, por una parte, de los delegados rusos Witte y barón Rosen, y por otra, del Gobierno norteamericano, que hizo presión sobre el Japón. Este, desde entonces, fue reconocido como gran potencia, e Inglaterra concertó con el Mikado (25 de Agosto) una alianza todavía más estrecha que la pactada el 30-I-1902.

Desórdenes interiores

Rusia hubiera podido dedicarse, después de la guerra, a las reformas interiores, pero lo impidieron los partidos hostiles al Gobierno. En Finlandia fue asesinado el gobernador Bobrikov por un empleado del Senado llamado Schaumann (16-VI-1904); en el Cáucaso, el vicegobernador Andreiev (18 de Julio) y en San Petersburgo el ministro Plehve (2 de Junio) cayeron también víctimas de sendos atentados.

Ante estos sucesos, poca impresión causaron el nacimiento del sucesor al trono, Alexei (17-VIII-1904), y la publicación de un manifiesto (24 de Agosto) suprimiendo los trabajos forzados y haciendo importantes condonaciones de impuestos. Tampoco produjo efecto la fundación a favor de los hijos de militares heridos y muertos (27 de Agosto). Por aquellos días empezaron nuevas manifestaciones contra el absolutismo, como en Riga el 29 de Agosto.

Tomaron gran parte en el movimiento los judíos, cuyo derecho de residencia se había ampliado por decreto del 4 de Septiembre. Como accediendo a las exigencias liberales, fue nombrado ministro de Interior el príncipe Sviatopolk Mirski (8 de Septiembre), a pesar de lo cual se intensificaron los disturbios al ser llamados a la guerra los reservistas. En diciembre, varias asambleas de diferentes profesiones pidieron una Constitución; el zemstvo de Kaluga se adhirió.

Mientras el 15 de diciembre el ministro del Interior rehusaba acceder a estas peticiones, un Decreto imperial del 17 de diciembre anunciaba medidas para la ampliación de los derechos de los campesinos y de los organismos autónomos, para el seguro nacional de los obreros, para la tolerancia religiosa y otras.

El 28 de diciembre, la asamblea de San Petersburgo pidió una Constitución y protestó de la guerra con el Japón. En 1905 creció el movimiento en favor de la revolución. Los intelectuales y los industriales presentaron exigencias moderadas, pero con gran resolución.

El 6 de junio, los delegados de las ciudades y los individuos del zemstvo, reunidos en Moscú, acordaron dirigir una solicitud, que el zar recibió el 20 de junio a manos del profesor de Moscú, príncipe Truleskoi. El 19-VII-1905 se celebró en Moscú el congreso de los representantes de los zemstvos de los diferentes gobiernos; deliberó hasta primeros de diciembre y estableció los principios generales por los cuales la representación popular había de regirse en la deliberación y redacción de una nueva Constitución.

La huelga revolucionaria

Y cuando, el 19 de agosto, un Decreto imperial, con arreglo al proyecto del ministro del Interior, Bulygin, proponía el nombramiento de una representación popular solo consultiva, el Congreso exigió el derecho de formar una asamblea legislativa y proceder a unas elecciones generales. Entre tanto, la población obrera no dejaba de agitarse. El 11-I-1905, los trabajadores en huelga presentaron reclamaciones de orden económico.

El svichénnk o sacerdote Gaponi, que se había puesto al frente de los huelguistas escribió al zar (20 de enero) que el pueblo no intentaba atacar al monarca, y más de 100.000 trabajadores acordaron elevar al trono una petición de derechos y la supresión de despotismo burocrático.

Cuando el 22 de enero, millares de trabajadores, a los que se unieron millares de estudiantes aparecieron sin armas delante del Palacio de Invierno, el zar no aceptó la petición; se ordenó al pueblo que desalojase la plaza y, como no lo hiciese, hubo una represión sangrienta. El Gobierno, en vez de castigar a los culpables y de acceder a las peticiones justas, nombró al brutal general Trepov gobernador general de San Petersburgo, con amplios poderes, pero el mal se agravó y comenzó una serie de motines: el 24 de enero, en Kovno y en Moscú; el 26, en Riga, Libau y Dorpat; el 30, en Varsovia.

El 1 y el 3 de febrero, el emperador recibió a las delegaciones de los obreros, a los que aconsejó que depusiesen su actitud y los exhortó a tener paciencia. El 9 de febrero empezaron las luchas callejeras en Sosnovice, Lodz y Skarzysko . Los empleados ferroviarios se adhirieron, empezando los del ferrocarril del sudoeste, siguiendo luego otros varios y (24 de febrero) propagándose la huelga a Moscú y Kazán.

El 4 de marzo, Gaponi proclamó la revolución; los obreros del campo, de Livonia, exigieron un aumento de salarios. El 1 de mayo, en las refriegas ocurridas en las calles, hubo gran número de muertos; lo mismo sucedió en Varsovia; el 2 de junio en San Petersburgo; el 18 y el 26 de junio en Lodz, y el 29 de junio en Odesa.

La huelga revolucionaria fue extendiéndose, hasta alcanzar a los marinos de la escuadra, los telegrafistas y, finalmente (15 de julio), a las tropas de Lodz y más tarde a las de Kronstadt.

De ningún resultado fueron las proclamaciones del zar: la del 3-III-1905, en la que solicitaba la cooperación de todas las personas sensatas para someter a los enemigos exteriores y a los interiores, ni la del 30 de octubre, en la que prometía una nueva Constitución, la seguridad personal y las libertades constitucionales.

La representación popular, la Duma del Imperio, tomó el carácter de una asamblea legislativa. Pobiedonoszev presentó la dimisión el 1 de noviembre. Los partidarios del absolutismo no se atrevían a presentarse en público y eran en número muy inferior a los reformistas.

Aun en los círculos eclesiásticos ortodoxos se notaban tendencias a la libertad. El 12 de abril se negó el zar a la convocación de un sínodo, pero el 29 del mismo concedió que a los que se separaban de la iglesia oficial no se les castigaría, especialmente en las provincias bálticas y en Polonia.

La situación en las ciudades y en el campo empeoraba cada día. Las universidades y escuelas estaban casi todas cerradas, y los socialistas y anarquistas agitaban sin cesar al pueblo. En las provincias bálticas se formaban bandas de criminales que maltrataban y robaban a los pastores alemanes y a los propietarios.

El 17 de Febrero fue asesinado por el anarquista Kalaiev el gran príncipe Sergio Alexandrovich, por medio de una bomba que explotó dentro del Kremlin. El 1 de Noviembre se nombró un Consejo de ministros en vez del Ministerio que hasta entonces había funcionado, y en él cada ministro había de estar a las órdenes de un presidente, al cual luego habían de ser propuestos todos los informes y medidas propias del ramo antes de que se sometiesen al visado del emperador.

El 6 de Noviembre fue nombrado presidente del Consejo de ministros el conde Witte, y P. N. Durnovo ministro del Interior. El 26 de Diciembre apareció un Decreto imperial haciendo amplias concesiones referentes al sufragio universal para la próxima Duma imperial.

Las elecciones de abril de 1906 dieron un resultado tan favorable a los demócratas, que Witte fue destituido, a pesar de lo cual a fines de Abril se hizo en París un empréstito de algunos miliardos. El 8 de Mayo se nombró nuevo Ministerio bajo la presidencia de Goremykin.

Los cadetes

El 10 de Mayo tuvo lugar la asamblea de la primera representación popular rusa. El partido demócrata moderado, llamado de los cadetes, tenía, al parecer, la preponderancia. El 12 de Mayo se inauguró el Consejo imperial reorganizado. La Duma dirigió al zar un memorial cuyas reclamaciones para la ampliación de las libertades populares estaban expresadas en términos tan radicales que el monarca se negó á aceptarlas.

El partido liberal, a cuya izquierda pertenecían los demócratas, exigió entonces una amplísima amnistía y el reparto de todos los dominios, como también de las fincas rurales privadas, entre los campesinos.

Finalmente, se acordó por la minoría radical un llamamiento al pueblo, censurando duramente la actitud del Gobierno en la cuestión agraria. Ante esta actitud, el zar decidió (21 de Julio) disolver la Duma y nombrar presidente del Consejo al ministro del Interior, Stolypin. Una parte de los diputados pasaron a Viborg (Finlandia), de donde se les obligó a volver, amenazándoles con que, de lo contrario, se declararía el estado de guerra en la parte oriental de aquel país.

Dumas de 1907

La segunda Duma se reunió el 5 de Marzo de 1907, y, como su predecesora, se puso en abierta oposición con el Gobierno, rechazando casi todas sus mociones y negándose a entregar a los Tribunales a algunos de sus miembros socialistas, acusados de conspirar contra el régimen. Fue disuelta el 16 de Junio, y el mismo día apareció una nueva Ley electoral, según la cual los elementos conservadores de la ciudad y del campo habían de estar representados en mayor número que antes.

La tercera Duma, reunida el 14-XI-1907, presentaba una mayoría adicta al Gobierno; pero mientras los diputados deliberaban sobre reformas, especialmente en materias de autonomía, de la cuestión agraria y de la situación financiera, continuaban verificándose crímenes revolucionarios, en los que tomaba no escasa parte la juventud.

Sin embargo, el trabajo en las escuelas superiores se reanudaba poco a poco, aunque interrumpido por asambleas políticas y huelgas que los profesores permitían algunas veces por debilidad y no pocas por simpatía. En Polonia, el Gobierno se opuso con energía a las campañas de los autonomistas.

Procesos políticos

Dos procesos políticos causaron sensación en el pueblo a fines de 1907: el de los autores de la proclamación de Viborg, los radicales de la primera Duma, que fueron castigados con relativa blandura, y el entablado contra los socialistas demócratas de la segunda Duma, que terminó con la condena de los conspiradores a muerte y al destierro.

Por otra parte, en el proceso incoado por la pérdida de Port-Arthur, Stössel, que había ejercido el mando en jefe de la plaza, fue condenado a muerte, pero se le conmutó la pena por diez años de calabozo. El Gobierno, durante los meses en que estuvo cerrada la Duma, dio leyes agrarias provisionales: cedió a los labriegos dominios y terrenos del Estado, al propio tiempo que hacía comprar, por medio de un Banco agrario, fundado recientemente, fincas particulares, para ir dividiendo la propiedad en parcelas y distribuirla. Además, ciertas Comisiones agrarias provinciales y de distrito arrendaban o vendían 1.000.000 que había disponible de desiatinas.

El 16-IV-1908, la Duma concedió 264.000.000 de rublos para la construcción de la línea del ferrocarril a Amur. En las discusiones del presupuesto se pusieron de manifiesto grandes irregularidades cometidas y se impusieron algunos castigos ejemplares, como el del gobernador del Extremo Oriente, Alexeiev, que fue destituido por defraudación y condenado al pago de 10.000 rublos, y el de Alexei Lopujin, jefe de la policía secreta, el cual fue arrestado por sus relaciones con los revolucionarios.

Política exterior

En la política exterior fueron de importancia el tratado con el Japón del 30-VII-1907, en el que se garantizó la integridad de China, y el tratado con Inglaterra del 31-VII-1907, en que ambas potencias se aseguraron la integridad y la independencia de Persia y fijaron las esferas de sus respectivos intereses, el Afganistán fue reconocido como independiente y el Tibet como parte integrante de China.

Política interior

En el interior, la libertad de imprenta, que fue otorgada por el manifiesto de Octubre de 1905, fue restringida, y los periódicos de la capital quedaron subordinados, no a los Tribunales ordinarios, sino al poder dictatorial del capitán de la guardia urbana. En 1908 tuvieron que suspender su publicación 73 periódicos, entre ellos 28 de San Petersburgo.

El 8 de Diciembre de 1909, el asesinato del jefe de la policía secreta, coronel Carpov, en San Petersburgo, puso de relieve la continuación de las relaciones entre la policía y algunos socialistas.

Pero el mismo Gobierno amparaba muchas injusticias, como la de favorecer la Liga rusa, a pesar de haber sido autora del asesinato del diputado de la Duma, Guerzenthein. Interpelado el Gobierno en la Duma (Septiembre de 1909), hubo de manifestar que los rusos complicados en el asesinato habían sido encarcelados, pero se les dio libertad al poco tiempo.

Después de repetidos conflictos entre la Duma y el Gobierno, la tercera Duma fue cerrada a fines-V-1910. Entre sus tareas se contaba la Ley de incorporación de Finlandia a Rusia, que fue rechazada el 7 de Mayo por el Parlamento finlandés, como incompatible con la Constitución.

Rusia en el concierto europeo

De todas maneras, el poder de la organización revolucionaria estaba de momento quebrantado. En política exterior, la aproximación á Inglaterra y Francia desempeñó un importante papel.

El presidente Fallières visitó (27-VI-1908), con una escuadra, al zar en Reval, como antes había hecho el rey de Inglaterra. En Junio de 1908, Rusia e Inglaterra exigieron de consuno, del shá de Persia, el cumplimiento de su promesa de dar una Constitución al pueblo, exigencia que se repitió sin resultado.

Al ser anexionadas (5-X-1908) Bosnia y Herzegovina a Austria y constituirse Bulgaria en reino, los periódicos rusos hicieron una gran campaña a favor de Serbia, la cual deseaba una compensación; el Gobierno, empero, lo primero que hizo fue agenciar una inteligencia entre Bulgaria y Turquía, y poco después recibió al rey Fernando de Bulgaria con honores reales en San Petersburgo.

Rusia, para favorecer a Serbia propuso una conferencia de grandes potencias; pero Austria declaró inaceptable una discusión sobre la anexión de Bosnia, y cuando Serbia (marzo de 1909), segura del apoyo de Rusia, estuvo a punto de declarar la guerra a Austria, Alemania inclinó a Rusia a que hiciese desistir a Serbia de sus intentos. A fines de mayo se reanudaron las relaciones diplomáticas con Austria.

La entrevista del emperador Guillermo II con el zar en Björko (Finlandia) el 17-VI-1909 afianzó la antigua unión entre las dos casas imperantes; pero a fin de robustecer las relaciones con Francia e Inglaterra, el zar y la zarina hicieron un viaje a Cherburgo y Cowes, sin dejar de saludar al emperador, en Kiev, a su regreso. No obstante, la visita del zar a Italia, verificada en Racconigi el 23 de Octubre, tras dilaciones, fue mirada como una demostración contra la Triple Alianza.

En la segunda mitad del año 1910 predominó el nacionalismo en la política rusa. La Duma volvió a reunirse en Octubre del propio año, pero se aprobaron pocas reformas a causa de la oposición del Consejo imperial, que solo en el establecimiento de la Constitución de Finlandia estuvieron de acuerdo. Además, continuó el descubrimiento de defraudaciones importantes en toda clase de ramos, sin que se dieran rigurosos castigos.

Los movimientos revolucionarios se limitaron este año a la muerte de Muromzey, presidente de la primera Duma, y de León Tolstoy, que produjeron en Odesa disturbios de estudiantes, que fueron atajados pronto, no sin derramamiento de sangre.

En Marzo de 1911 hubo una crisis ministerial al ser rechazada por el Consejo imperial la Ley votada por la Duma sobre la introducción del zemstvo en los gobiernos occidentales; pero a pesar de las censuras de los dos cuerpos, Stolypin fue mantenido en su cargo.

En Junio de 1911, el zar marchó a inaugurar un monumento a Alejandro II en Kiev, donde el 14 de Septiembre, durante una función de teatro en la cual estaba también presente la familia imperial, Stolypin fue herido mortalmente por un espía de la policía, llamado Bogrov. Después de su muerte (18 de Septiembre), el ministro de Hacienda Kokovtzev fue nombrado presidente del Gabinete. En la política exterior se verificó un cambio con la retirada del ministro Isvolski (27-IX-1910) y su nombramiento como embajador en París, habiendo aquél sido substituido por Sazónov, quien tomó una actitud menos hostil hacia la Triple Alianza.

En la política de los Balcanes, Rusia mostró su simpatía por los estados eslavos, haciendo posible la elevación de Montenegro a reino (29-X-1910). Cuando Rusia manifestó a Turquía enérgicamente (el 23-V-1911) su decisión a proteger el Estado de Montenegro, al amenazarlo aquélla en su lucha contra los albaneses insurrectos, las relaciones con Turquía y con Austria permanecieron inalteradas. En China, Rusia impuso el mantenimiento del tratado ventajoso de 1881 y el arreglo de la cuestión de límites.

Crisis social

La cosecha de 1911 fue, en general, mala, escaseando los cereales en el Volga, en la Siberia Occidental y en los gobiernos del Sur. En la región del Volga, la plaga del hambre se cebó tan duramente que el Gobierno hubo de invertir 84.000.000 de rublos para contrarrestar sus efectos.

El Gobierno, por miedo a los abusos, no permitió que los particulares hiciesen entregas de dinero o de víveres sino por mediación suya o de los zemstvos. El descontento que esta disposición produjo entre los campesinos aumentó cuando la mayoría de los miembros del Consejo imperial acaudillados por Durnovo, rechazó la reforma de los distritos volost votada por la Duma.

El disgusto cundió también entre los estudiantes por haber prohibido en absoluto (20-I-1911) el ministro Kaso la sjodkas (reuniones de escolares) en los locales universitarios. En Tomsk se expulsó a 375 estudiantes por haber constituido una sjodka, y en Moscú, además de expulsar a 180, se encarceló a 13 de los más comprometidos. Gran número de profesores de aquella universidad dimitieron y abandonaron sus cátedras.

En Kiev fueron borrados de las listas todos los escolares matriculados antes de 1905, y las listas de profesores disminuyeron cada vez más. A fines de 1911 se desocuparon 146 cátedras, y de las restantes muchas se proveyeron con profesores que no tenían el grado suficiente para regentarlas, por lo cual la formación de los profesores costó grandes dispendios al Estado.

El 18-X-1911 se reanudaron las sesiones de la Duma y del Consejo Imperial, que habían sido suspendidas en junio; pero este último llevó a cabo gran número de modificaciones en las resoluciones de la Duma, entre ellas las de la libertad de pensamiento y la Ley escolar.

Una interpelación de los socialistas, apoyada por los cadetes, acerca del asesinato de Stolpin y la colaboración de la policía secreta el 28-XI-1911, descubrió una serie de abusos respecto a provocadores y agitadores, que el ministro del Interior prometió remediar; mas el 14-II-1912 se censuró de nuevo en la Duma la labor provocadora del policía secreto Jorolski en los talleres metalúrgicos del Donetz.

A esta situación de continua lucha se unieron los disturbios del Cáucaso, desolado por bandas de forajidos, a cuyo jefe, Selim Kan, la policía no acertaba a encontrar.

Cisma en al Iglesia rusa

Por aquel tiempo surgió un incidente que fue a modo de síntoma político del descontento que traía consigo la dependencia del Sacratísimo Sínodo del poder temporal, a saber: la medida de rigor tomada contra el monje Iliodor y el obispo Hermógenes en Saratov.

El primero, en un principio cosaco y luego monje de Tsaritsin, había tomado parte activa a favor del Gobierno durante la revolución; mas engreído por la situación de que gozaba, se sintió profeta, y la multitud le aclamaba como a tal, hasta que el Sínodo creyó conveniente poner fin a aquellas demostraciones y desterró a Iliodor a un convento muy apartado, de donde el rebelde monje se fugó, presentándose de nuevo en Tsaritsin.

El Sínodo cedió, y el alto procurador del mismo, Lukianov, dimitió de su cargo, sucediéndole en él el luterano converso Sabler, antiguo auxiliar de Pobiedonoszev. Entonces el enérgico obispo Hermógenes de Saratov, se volvió contra el procurador, presidente secular del Sínodo, abogando por una mayor independencia de la Iglesia respecto del Estado y por la restauración del patriarcado.

El monje y el obispo, a propuesta de Sabler, fueron desterrados por el Sínodo: Iliodor a la abadía de Florischev y Hermógenes al cenobio de Sirovetzk. El Sínodo había triunfado, pero el partido de los dos defensores de una causa justa creció enormemente, produciendo un verdadero cisma en la Iglesia rusa.

Rasputín

Se hacía también cada día más sensible la falta de una ley de prensa: casi a diario informaban los periódicos acerca de multas impuestas a la prensa periódica por la Administración. En Varsovia, por ejemplo, en 1911, se retiraron de la circulación 42 periódicos, cuatro de ellos se suspendieron, y en conjunto, se impusieron multas por valor de 12.300 rublos.

Contra tan abusivas medidas hicieron los octubristas una ruidosa interpelación en la Duma (21-II-1912), adhiriéndose a ella los demás partidos. A todos los periódicos se les prohibía informar acerca de Gregorio Rasputin, por lo cual el nacionalista Lvov interpeló en plena Duma al Gobierno, preguntando por qué no solo se permitía a un ignorante campesino siberiano, como era Rasputin, a quien se debían las medidas represivas tomadas contra Iliodor y Hermógenes, formar capillas de fanáticos seguidores, sino que, además, se prohibía a la prensa atacar a aquel charlatán y propagador de las más depravadas y erróneas doctrinas.

Año 1912

En abril fue cruentamente sofocado un movimiento obrerista iniciado en las minas de oro de Bodaibo, a orillas del Lena. En julio el senador Manujin reveló unos escandalosos abusos de la Administración rusa en aquella localidad, y en Tashenk y en la escuadra del Báltico ocurrieron disturbios.

En Septiembre se celebró en toda Rusia el aniversario de las luchas de 1812; el zar, con la familia imperial, estuvo en Moscú y Borodino. La política exterior de Rusia tenía su centro de gravedad en Asia. En Persia intervino con diferentes motivos e introdujo varias veces sus tropas; en China se entablaron negociaciones para un tratado de comercio y se arregló decisivamente la cuestión de límites.

La revolución china de 1911 hizo que se fomentara la aproximación a Mongolia, que en diciembre de aquel año se declaró independiente de China. Los funcionarios chinos se retiraron de Maimachin y de Urga; el Dalai Lama, el protegido de Rusia, se hizo reconocer jefe espiritual de Mongolia, y su lugarteniente fue constituido regente y coronado solemnemente.

Rusia declaró entonces que le eran indiferentes todos estos sucesos, exigiendo únicamente que se le mantuviese el derecho exclusivo a construir el ferrocarril Kiajta-Urga; que las fronteras empezasen en el Tianshan, al S. de las fuentes de los ríos rusos, y que el Gobierno chino no tomase decisión alguna sobre Mongolia sin consultar previamente al ruso. A fines de julio, el príncipe japonés Katsura firmó en San Petersburgo un tratado sobre el reparto de la esfera de intereses en Manchuria y Mongolia entre Rusia y el Japón.

En la política europea, la opinión pública rusa se orientaba contra Alemania, acercándose más a Francia e Inglaterra; en cambio, el ministro Sazónov hacía de su parte cuanto podía por cultivar y mantener la amistad con Alemania. La aproximación a Austria, iniciada cuando la visita a Viena del gran duque Andrés Vladimirovich (Febrero de 1912), se exteriorizó en el saludo telegráfico del nuevo ministro de Negocios extranjeros, conde Berchtold, por conducto de Sazónov (23 de Febrero).

A primeros de julio de 1912, el zar y el emperador Guillermo II se entrevistaron en Puerto Báltico; pero al propio tiempo la alianza de Rusia con Francia, del 22-VIII-1891, se consolidó con un convenio marítimo, que fue ratificado en San Petersburgo, en Agosto de aquel año, por Poincaré, ministro de Negocios extranjeros de Francia.

Año 1913

Al estallar, en Octubre, la guerra de los Balcanes, el pueblo ruso se interesó vivamente por los eslavos, sus hermanos en creencias religiosas, mientras el Gobierno mantenía la solidaridad neutral con el resto de Europa; pero la situación exterior, durante todo el 1913, estuvo llena de zozobras.

La guerra balcánica entre los que primero fueran aliados terminó, como es sabido, con la derrota de Bulgaria, que desde entonces quedó más resentida que antes con Rusia, que nada había hecho en su favor. Por otra parte, la inclinación de Rusia hacia Francia e Inglaterra se hacía cada vez más visible, y aunque es probable que el débil Nicolás II deseara sinceramente la paz, los diplomáticos querían vengar a Rusia de sus derrotas en los Balcanes desde 1879 y los militares creían poder demostrar que su Ejército podía equipararse a los mejores de Europa.

No se comprendía que la desorganización y la corrupción, tan frecuente entre los funcionarios civiles, se extendía a las tropas, y creyéndose en una victoria garantizada por la fuerza de tan poderosos aliados y la propia, nadie pensaba que en pocos días el Imperio ruso podía derrumbarse y el Ejército disolverse.

Año 1914

Desde la primavera de 1914 los políticos rusos buscaban causa para la guerra y recibían con fruición la visita de una escuadra inglesa en Kronstadt (23-VI) y del presidente francés Poincairé en San Petersburgo (20 de julio). La movilización rusa (30 y 31 de julio), causa inmediata de la guerra de 1914-1918, se realizó a pesar de la contraorden del zar, por el ministro de la guerra, Sujomanov. El gran duque Nicolás, tío del zar, fue nombrado generalísimo, y el 3 de agosto se ponía en movimiento el Rodillo de los millones de soldados rusos contra la Prusia Oriental y Galitzia.

Año 1915

La campaña de invierno (1914-1915) en los Cárpatos y en Polonia trajo consigo un gran debilitamiento de la fuerza del Ejército ruso, que dio lugar a la magnífica campaña de las potencias centrales en el verano de 1915.

Por otra parte se dictaron medidas extraordinarias contra los extranjeros enemigos, se les anularon las patentes (16 de febrero), se les quitó la capacidad de representación ante los Tribunales (22 de febrero), mientras en el interior se tomaban disposiciones arbitrariamente reaccionarias, como el destierro de los diputados socialistas y demócratas de la Duma; se cambiaban continuamente los Ministerios; las derechas pedían el 25 de octubre el aplazamiento de todas las reformas y el arreglo de la cuestión judía, la denegación de toda amnistía y la concesión de poderes ilimitados al Gobierno. Asimismo el Congreso de la población genuinamente rusa se pronunció (13 de diciembre) a favor de una reacción incondicional.

Al acuerdo de los partidos moderados de formar un bloque parlamentario progresista respondió el Gobierno sencillamente con la disolución de la Duma y el arresto de 17 diputados socialistas demócratas (16 de septiembre).

Los zemstvos procedieron en Moscú, el 24-VI-1915, a la organización de las necesidades de la guerra; el 15 de agosto se formaron Comisiones mixtas con representantes de la industria, de los municipios, de los zemstvos, de la Duma y del Consejo imperial. El emperador se encargó del mando general el 5 de septiembre. El 6 de diciembre fue llamado a las armas el cupo de 1918 (para principio del año 1916).

Año 1916

El 26-III-1916 se introdujo un nuevo arancel proteccionista (con el 30 por ciento de aumento). De los 500.000.000 de rublos del empréstito de guerra acordado el 26 de mayo se suscribieron solamente 40.000.000. El 15 de mayo se introdujo el impuesto de guerra propuesto en 1914.

La cuestión alimenticia tomó un aspecto gravísimo hacia fines de año a causa de la completa desorganización de este ramo. En 1916, con la efímera ofensiva de Brussilov, la situación general mejoró, aunque por poco tiempo.

El Gobierno continuó ciegamente favoreciendo la reacción, a pesar de las promesas, y sobre todo, del ofrecimiento hecho a Polonia de que recobraría su personalidad nacional. El 2-II-1916, el presidente de ministros Goremykin, que ocupaba el cargo desde el 12-II-1914, fue reemplazado por el consejero imperial Sturmer, de tendencias altamente conservadoras. Sturmer, tal vez por su inclinación a la paz, fue sustituido el 23 de noviembre por el ministro del Tráfico, Trepov.

Los desastres exteriores favorecieron la agitación popular, que cada vez era más apremiante en sus peticiones. El 5 de mayo, una Liga de los pueblos no rusos sujetos al cetro de los zares, fundada en Estocolmo, se dirigió en demanda de auxilio al presidente Wilson, el 2 de noviembre al ex jefe del gabinete inglés, Asquith, y el 20 de diciembre a Lloyd George.

El 2 de julio, la Duma aprobó una Ley sobre la igualdad de derechos de los labriegos, pero el 13 de diciembre los progresistas hubieron de salir de ella porque no procedía con bastante energía contra el Gobierno.

En la política exterior, el Gobierno se proponía aún los objetivos europeos, procurados desde 1914 con enormes sacrificios; renunciaba a su rivalidad con el Japón y reconocía a Francia, a principios de 1917, el derecho, no solo a la Alsacia-Lorena, sino a toda la orilla izquierda del Rhin, a cambio de la cual consideraba que el primer objetivo de su propia guerras era la conquista de Constantinopla.

R.B.: VARIOS AUTORES, Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, Ed. Espasa-Calpe, 1991, t. 52 págs. 918-924.