Las Taifas

Taifa de Baleares
Abdállah b. Aglab, 1087-1093
Mubassir b. Sulayman, 1093-1114
Abu Rabi Sulayman, 1114-1115

Abdállah b. Aglab

Biografía

Régulo de Baleares, 1087-1093. La evolución de la situación política de las Islas Baleares durante el periodo taifa es poco conocida, debido a la escasez de noticias en las fuentes.

Se puede dividir dicho periodo en dos fases, separadas por el año 1070. Hasta ese momento, las islas formaron parte de la taifa de Denia, mientras que, a partir de dicho año, se constituyó en ellas una taifa independiente. Inicialmente la situación de Baleares se haya íntimamente ligada a la figura de Muyahid al Amirí y la taifa de Denia.

Como señala el cronista magrebí Ibn Idari, Muyahid era uno de los principales servidores de la dinastía amirí, y al inicio de la fitna, año 1010, ejercía el puesto de gobernador de las tres islas, Mallorca, Menorca e Ibiza.

Una vez asegurado su dominio, Muyahid se hizo con el control de Denia, que convirtió en la sede de su poder y, desde allí, designaba los gobernadores encargados de administrar las islas, siendo el primero de ellos su sobrino Abdállah, muerto en octubre 1036-37, sucedido por uno de sus libertos, llamado al Aglab, el cual ejerció dicha función durante más de una década, hasta 1048-49, cuando en Denia ya gobernaba el sucesor de Muyahid.

Fue este apodado Iqbal al Dawla, quien designó al hijo del anterior, llamado Abdállah b. Aglab, el cual se alzó como soberano de Baleares. En efecto, cuando en 1070 la taifa de Zaragoza sometió a la de Denia, Ibn Aglag ayudó a la familia allí gobernante y, además, no aceptando el dominio zaragozano, se proclamó soberano independiente, adoptando el título de al Murtada, como así lo indica el registro numismático , a partir de las monedas que ordenó acuñar entre los años 1087 y 1093.

Puede decirse que, desde entonces, existe una taifa baleárica. En la última de las fechas citadas murió dicho soberano, siendo sucedido por su liberto Mubassir b. Sulayman Nasir al Dawla, manteniéndose la independencia de las islas hasta comienzos del siglo XII.R.B.: GARCÍA SANJUÁN, Alejandro, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol XXVI, pág. 732.

Mubassir b. Sulayman Nasir

Biografía

Régulo de Baleares, 1093-1114. En 1093 murió Ibn Aglab y fue sucedido por su liberto Mubassir b. Sulayman, Nasir al Dawla, del cual Ibn Jaldun dice que era sardo, cogido en la ya lejana expedición de Muyahid contra Cerdeña, y del cual dice también que había gobernado las islas en 1050-1051, en lo cual no le apoyan otras pruebas, pues la monedas de Mubassir se extienden entre 1094 y mayo de 1115, y en cuanto a su origen parece preferible la versión de otras fuentes, entre ellas, con detalle, la de Ibn Kardabus, por lo cual parece que era oriundo de Qal´at al Hamir, en Lérida, posiblemente Castelldasens, apresado allí por gentes de Barcelona, de donde le rescató al Murtada.

Las acuñaciones de Mubassir al frente de las Baleares se extienden desde 1094 a junio de 1114, notándose la tosquedad progresiva de sus monedas , revelando las últimas una notable decadencia, según notó el sagaz Prieto Vives, aunque sus expediciones marítimas contra las costas cristianas fueron continuas, hasta provocar la coalición catalano-pisana, de 1114, ante cuyo ataque Mubassir pidió ayuda a los almorávides.

Murió en esto este régulo, siendo sucedido por su pariente el caíd Abu l-Rabi Sulayman b. Lubbun, el Burabé de las fuentes catalanas, y cuyo gentilicio coincide con el de los señores de Murviedro, que mantuvo la defensa de Mallorca, hasta que los cristianos le desbordaron en la medina en abril de 1115.R.B.: VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Historia de España Menéndez Pidal, Editada por Espasa Calpe; 1994, Tomo VIII-I págs. 64-65.

Abu Rabi Sulayman

Biografía

Régulo de Baleares, 1114-1115. Abu l-Rabi Sulayman b. Lubbun, el Burabé de las fuentes catalanas, y cuyo gentilicio coincide con el de los señores de Murviedro, mantuvo la defensa de Mallorca, hasta que los cristianos le desbordaron en la medina en abril de 1115.

Los almorávides llegaron y ocuparon las islas a finales del año 1116, dominando así la última de las taifas andalusíes que habían resistido, hasta entonces, frente a la ambición de otras taifas, frente al ya poderoso expansionismo cristiano y frente a la definitiva conquista de los almorávides.

R.B.: VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Historia de España Menéndez Pidal, Editada por Espasa Calpe; 1994, Tomo VIII-I pág. 65.