Taifa de Morón

Introducción a la taifa

Emires de Morón

Abu Tuziri al Dammari, 1013-14

Nuh b. Abu Tuziri, 1014-41

Muhammad b. Nuh b. Abi, 1041-53

Manad b. Muhammad Nuh, 1053-66

Introducción a la taifa

La taifa de Morón ocupó un territorio no demasiado extenso, alrededor de esa ciudad, dominado por los Dammaríes, a quienes se la dio el califa Sulayman al Mustain. Eran los Dammaríes beréberes zanata, ibadíes, oriundos de Túnez, de los montes cercanos a Gabés. Abu Tuziri al Dammari había pasado a al Andalus en tiempos de Almanzor, integrándose en su ejército.

En 1013-14 le sucedió al mando de la cabila su hijo Nuh, que debió ya declararse independiente y así se mantuvo durante treinta años, hasta ser sucedido, en 1041-42, o 1045-46, por su hijo Muhammad, con el título de Izz al Dawla. En 1047-48 participó en un intento de coalición beréber, proclamando califa a Muhammad al Qasim b. Hammud, coalición que tuvo alguna eficacia contra Sevilla, participando en su contra, además de Morón, Carmona, Arcos y Granada.

Pero los tres régulos zanata, este Izz al Dawla de Morón, además Abu Nur b. Abi Qurra de Ronda y Abdun b. Jizrun de Arcos se dejaron tentar por Al Mutadid de Sevilla y le fueron a visitar, con un cortejo magnífico, que acabó en prisión, en X-XI-1053, y unos cuatro años después en muerte. Mientras tanto, en Morón, le sucedió su hijo Manad Imad al Dawla, el cual, acosado por Al Mutadid de Sevilla, le entregó su taifa, en 1065-66, y se retiró a Sevilla el resto de sus días.R.B.: VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Historia de España Menéndez Pidal, Editada por Espasa Calpe; 1994, Tomo VIII-I pág. 51.

Abu Tuziri al Dammari

Régulo de Morón 1013-1014

Biografía

Esta taifa que ocupaba el territorio de Morón y alrededores, les fue concedida por el Califa Sulayman al Mustain a los Dammaríes, así como a los Azdaya les confirmó la posesión de Sidonia. Hacia 1013 los Dammaríes tenían su taifa y la mantuvieron hasta 1066, fecha en la que al Mutadid de Sevilla se los llevó a la capital, anexionándose Morón. Eran los Dammaríes bereberes de Túnez, de los montes cercanos a Gabés y pertenecían a la confederación zanata.

Eran además jariyíes, secta fanática y puritana, de la creencia Ibadí. Habían cruzado al Andalus al mando de su jefe Abu Tuziri al Dammari, en tiempos de Almanzor, e integrados en sus ejércitos se habían situado tanto en la necesidad como en la capacidad de labrarse un dominio autónomo al comenzar la guerra civil del s. XI. A Abu Tuziri al Dammari le sucedió su hijo Nuh b. Abu Tuziri en el año 1014.R.B.: VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Historia de España Menéndez Pidal, Editada por Espasa Calpe; 1994, Tomo VIII-I págs. 51-51.

Nuh b. Abu Tuziri

Régulo de Morón 1014-1041

Biografía

Nuh b. Abu Tuziri. No se conoce su fecha de nacimiento, muere en Morón (Sevilla) en 1041 ó 1045-1046. Tuziri (Tarid o Yazid, según otros cronistas) era jeque de los Banu Dammar o dammaríes, beréberes zanata de las montañas Dammar, al sur de Gabés en Túnez meridional, que eran musulmanes jariyíes de la rama moderada de los ibadíes. Habían pasado a al Andalus en tiempos de Almanzor al mando de Abu Tuziri al Dammari, padre de Nuh, y fueron integrados como otras tribus beréberes en los ejércitos del famoso chambelán.

Durante la guerra civil que comenzó tras la muerte de los hijos de Almanzor, el califa Sulayman al Mustain, en el año 1013-1014, repartió algunas tierras de al Andalus a los arráeces de las cabilas beréberes, dando a los Banu Dammar y a los Banu Azuaya, Sidonia, Morón y otras fortalezas husun, lugares donde otrora los había asentado Almanzor.

Nuh gobernó como señor independiente la ciudad de Morón, así como los territorios adyacentes a la ciudad durante más de treinta años, pues murió como se ha dicho en 1041 ó 1045-1046, legando su pequeño reino a su hijo Muhammad, que le sucedió en el trono sin oposición por parte de nadie.R.B.: MAÍLLO SALGADO, Felipe, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol XXXVIII, págs. 19-20.

Muhammad b. Nuh b. Abi

Régulo de Morón 1041-1053

Biografía

Muhammad b. Nuh b.Abi Yazid al Dammari, Izz al Dawla. Morón (Sevilla), m. s. XI / Sevilla, 1057-1058. Segundo régulo de la taifa de Morón entre 1041 ó 1045-1046 y 1053. Muhammad b. Nuh b.Abi Yazid al Dammari ascendió al trono a la muerte de su padre Nuh, tomando el título honorífico de Izz al Dawla (Gloria de la dinastía) y hayib, chambelán. Según la Crónica Anónima de los Reyes de Taifas, poseía valentía, energía y osadía en lo tocante a sus temerarias empresas y pillajes.

Durante un periodo de su reinado persistió en el arte de gobernar; durante otro perseveró en la violencia, la tenacidad y la rapacidad. Protegió a su país y preservó a su grey de la injusticia. En 1047-1048 participó en una coalición beréber, formada entre otros por régulos de Carmona, Arcos, Granada y por él mismo; esta coalición proclamó califa a Muhammad al Qasim b. Hammud, y marcharon contra la taifa antiberéber de Sevilla, alcanzando algún éxito.

Este fue, parece, el principal hecho de su reinado. Años más tarde, en compañía de los régulos beréberes zanata de Arcos, Abdun b. Jizrun, y de Ronda, Abu Nur b. Abi Qurra, se dejo tentar por la invitación y magnificencia de al Mutadid de Sevilla. Los tres reyezuelos zanata llegaron a Sevilla con magnífico cortejo y aparato en octubre-noviembre de 1053. Una vez que el rey sevillano los tuvo a su merced, los aprisionó en su alcázar y les hizo pasar penalidades sin cuento.

Los grillos les estaban de tal forma apretados que les hicieron llagas en las piernas, hasta el punto de que ninguno de ellos podía ir con los pies trabados a hacer sus necesidades; hasta que, en fin, los hombres de la hez del pueblo se encargaron de llevarlos.

Después de tenerlos en prisión durante un tiempo considerable, el Soberano de Sevilla les preparó para dos de ellos (pues al señor de Ronda decidió salvarlo) y sus notables un final del que se guardase memoria, para que nadie en lo sucesivo se coaligara contra él.

Ordenó sacarlos de sus calabozos y les devolvió todo lo que les había quitado; fueron llevados a su presencia y los colmó de honores. En seguida mandó prepararles un baño a fin de asistir a un banquete. Los esclavos los acompañaron al conocido como Baño de los Pergamineros, dejándolos allí que se solazaran. Mientras, la puerta del baño fue tapiada, así como todos los respiraderos, y se le ordenó al calderero que avivase el fuego y calentara más el baño.

Cuando los dos régulos y sus notables quisieron salir no encontraron el modo de hacerlo, pereciendo dentro (ese baño quedó inutilizado hasta el final de la dinastía de los abbadíes de Sevilla, o sea, hasta la entrada de los almorávides en la ciudad). Tal fue el fin de Muhammad b. Nuh b.Abi Yazid al Dammari —quien en sus días felices se había arrogado el título sultánico de Izz al Dawla— unos cuatro años más tarde de haber sido hecho prisionero, pues parece que pereció en el año 1057-1058.R.B.: MAÍLLO SALGADO, Felipe, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2010, Vol XXXVI, págs. 751-752.

Manad b. Muhammad Nuh

Régulo de Morón 1053-1066

Biografía

Manad b. Muhammad Nuh al Dammari, Imad al Dawla. Tercero y último rey de la taifa de Morón, tras ser apresado su padre Muhammad b. Nuh por el rey de Sevilla al Mutadid en 1053. Su reinado terminó con su entrega al rey sevillano en 1066.

Subió al trono sin oposición en el año 1053, ya que había sido nombrado heredero por su padre. Así, cuando este fue apresado, Manad se titulo Imad al Dawla (el pilar de la dinastía). Con todo, no le fue fácil mantenerse independiente durante unos trece años, puesto que el poderoso rey de Sevilla, al Mutadid, lo acosó sin descanso en seguidos ataques.

Sin embargo, parece que el golpe de gracia no se debió al rey sevillano, sino a una coalición beréber conformada, al menos, por los Banu Ifran de Ronda, bajo el mando de Badis b. Habus, el rey zirí de Granada, ayudados por los Banu Yahwar de Córdoba, de pura estirpe árabe y enemigos de Sevilla.

Todo señala, pues, que por estar Manad, cuasi sometido al rey sevillano, se formó dicha coalición beréber contra él. Según noticias del historiador Ibn Hayyan, contemporáneo de los hechos, transmitidas por Ibn Idari, asegura que se aliaron para atacar a los Banu Dammar, y que en esa coalición no participó al Mutadid, enemigo jurado de los beréberes, así como de los Banu Yahwar.

Se dirigieron con su caudillo Badis [rey de Granada], y con Abu Nur [rey de Ronda], acompañados de un destacamento del ejército de Ibn Yahwar, a uno de los castillos hisn de los Banu Dammar y los sometieron al asedio propio del país de los cristianos [...] atacando a sus gentes como se ataca a los infieles, hasta que lo tomaron por asalto. Entonces mataron a los hombres [...] rasgaron los velos de los harenes y violaron a las vírgenes, hasta el punto de que su sangre le corría hasta los pies, desnudas y llorosas. Se apoderaron de las mujeres, los negros y la soldadesca del ejército [...] estaban sus tiendas llenas de ellas, hasta que se apiadó Badis [...] al cabo de tres días, y las desecharon dejándolas desnudas y descalzas. Las mujeres [...] se fueron a otras aldeas y castillos husun.

Esto ocurría entre diciembre de 1065 y noviembre de 1066. Manad b. Muhammad, totalmente debilitado, sabiéndose perdido, optó por el mal menor. Envió una misiva pidiendo el amparo del rey de Sevilla, a cambio de cederle Morón y lo poco que le quedara de sus dominios. Al Mutadid acogió a Manad y a su familia regiamente, aposentándolos en una casa magnífica, al decir del autor de la Crónica Anónima de los reyes de Taifas, procurándoles vastos mantenimientos. Y así permaneció [Manad] en Sevilla hasta que murió en el año 1075-1076.

R.B.: FIERRO, Maribel, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2009, Vol I, págs. 135-142.