Las Taifas

Taifa de Sª. María
Introducción a la taifa
Emires de Sª. María
Saib b. Harun, 1018-1041
Muhammad b. Saib, 1041-1051

Introducción a la taifa

Santa María del Algarve, hoy Faro —en cuya costa queda un cabo de Santa María— fue encomendada por el califa Sulayman al Mustain, quizá en su segundo reinado, de 1013 al 1016, a un individuo oriundo de Mérida, Said b. Harun, cuyo linaje se desconoce, por lo que podría ser autóctono, es decir, muladí, ya integrado en los arabo andalusí. Quizá desde la desaparición de su califa, rompería Said sus lazos con Córdoba.

Cuando murió, en 1041-42, le sucedió su hijo Muhammad, que tomó un título soberano tan alto como el de al Mutasim, cuyos días de gobierno fueron los mejores, por su sentido político, su modo de arreglar todo, su dignidad y su justicia, hasta que le hostigó al Mutadid con guerras y ofensivas y su poder menguaba y el del otro se robustecía; cuando vio que no podía resistirle ni tenía bastante fuerza, le pidió que le dejara con vida, obligándose a abdicar en su favor, y marchó a Sevilla en 1051-52.R.B.: VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Historia de España Menéndez Pidal, Editada por Espasa Calpe; 1994, Tomo VIII-I pág. 103.

Saib b. Harun

Biografía

Régulo de Sª. María 1018-1041. Santa María del Algarve, hoy Faro —en cuya costa queda un cabo de Santa María— fue encomendada por el califa Sulayman al Mustain, quizá en su segundo reinado, de 1013 al 1016, a un individuo oriundo de Mérida, Said b. Harun, cuyo linaje se desconoce, por lo que podría ser autóctono, es decir, muladí, ya integrado en los arabo andalusí. Quizá desde la desaparición de su califa, rompería Said sus lazos con Córdoba.

Cuando murió, en 1041-42, le sucedió su hijo Muhammad, que tomó un título soberano tan alto como el de al Mutasim, cuyos días de gobierno fueron los mejores, por su sentido político, su modo de arreglar todo, su dignidad y su justicia, hasta que le hostigó al Mutadid con guerras y ofensivas y su poder menguaba y el del otro se robustecía; cuando vio que no podía resistirle ni tenía bastante fuerza, le pidió que le dejara con vida, obligándose a abdicar en su favor, y marchó a Sevilla en 1051-52.R.B.: VIGUERA MOLINS, Mª Jesús, Historia de España Menéndez Pidal, Editada por Espasa Calpe; 1994, Tomo VIII-I pág. 103.

Muhammad b. Saib al Mutasim

Biografía

Régulo de Sª. María 1041-1051. Muhammad b. Saib b. Harun. al Mutasim ?, f. s. X / Sevilla, m. s. XI. Rey de la taifa de Santa María del Algarve (1041-1052). El califa Sulayman al Mustain (1009-1016) entregó el gobierno de Santa María del Algarve —llamada así para diferenciarla de la taifa de Santa María de los Banu Razín, con el tiempo Albarracín— a un muladí procedente de Mérida, Said b. Harun. En la turbulenta época de comienzos del s. XI, un núcleo urbano tan pequeño como la actual Faro podía mantener, aunque fuera durante un breve tiempo, su independencia política.

El hecho de que esta familia tuviera un origen muladí muestra las mismas tendencias apuntadas durante la guerra civil de la época del emir Abdállah, en que todo aquel territorio quedó en manos de linajes beréberes y muladíes, aunque las fuentes no han transmitido datos suficientes como para poder establecer su relación con alguno de los clanes de dicha época.

Tras la muerte de su padre en el año 1041, Muhammad lo sucedió, y adoptó el apelativo honorífico de al Mutasim, en consonancia con la práctica adoptada por la mayor parte de los reyes de taifas de su tiempo. Su reinado fue ponderado de manera muy positiva por las fuentes árabes, en especial por su sentido de la justicia y del orden, en una época en la que la expansiva taifa de Sevilla gobernada por al Mutadid había comenzado a causar problemas a los pequeños reinos del actual Algarve portugués.

Tras comprobar la imposibilidad de resistir por las armas al ejército sevillano, ofreció al rey lajmí la entrega del reino a cambio de seguridad tanto de bienes como de personas para sus súbditos y para él mismo. Tras la aceptación de sus condiciones, tuvo que trasladarse a vivir a Sevilla, como los reyes de otras taifas, que llegaron a acuerdos similares con al Mutadid. Murió unos pocos años después.

R.B.: RAMÍREZ DEL RÍO, José, Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2009, Vol XXXVI, págs. 754-754.