Amadeo de Saboya

    1. Datos biográficos
      1. Rey de España: 1870-1873
        Nacimiento: 1845
        Fallecimiento: 1890
        Predecesor: Serrano
        Sucesor: Figueras
        Dinastía: Saboya
        Padre: Víctor Manuel II
        Madre: Mª Adelaida de Austria
        Consorte: Mª Victoria del Pozzo

        Rey de España: , 1870-1873. Hijo de Víctor Manuel II, rey de Italia, y de María Adelaida de Austria, era duque de Aosta cuando vino a ocupar el trono español, y estaba casado, desde 1867, con María Victoria del Pozzo della Cisterna, que fue reina consorte al aceptar su marido la corona. Había recibido, en su adolescencia, una esmerada preparación castrense, a cargo de los coroneles italianos Ricci y Giovanetti, y luego del general Rossi. Antes de cumplir los veinte años, viajó por Francia, Inglaterra, Escandinavia, Turquía, España, después de haber recorrido los países italianos. Como jefe de los granaderos de Cerdeña, tomó parte en la guerra con Austria, distinguiéndose en la batalla de Custozza, y siendo herido en Cavelchina. Llegó a brigadier de caballería en 1867, y en 1869 pasó a prestar servicio en la armada con el grado de vicealmirante.

        Destronada la reina Isabel II de España y acordada por las Cortes la monarquía constitucional hereditaria, fracasaron durante algún tiempo las gestiones para encontrar un rey. Los nombres del duque de la Victoria, del príncipe Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen, del duque de Montpensier, de Fernando de Portugal, del príncipe Alfonso de Borbón y del duque de Aosta fueron propuestos por los diversos dirigentes de la revolución de septiembre (1868) para ocupar el trono español. Aceptado este por el hijo de Víctor Manuel, Amadeo, tras no pocos requerimientos de los generales Prim y Serrano, su candidatura obtuvo en Cortes 191 votos, contra 64 a favor de la república, 22 para Montpensier, ocho para Espartero, dos para Alfonso de Borbón y uno para su tía la infanta Luisa Fernanda. El nuevo rey quedó proclamado en la misma sesión -16 de noviembre de 1870- y aceptó oficialmente su elección el 4 de diciembre.

        Amadeo de Saboya rey de EspañaAmadeo por Vicente Palmaroli

        Su llegada a tierra española —desembarca en Cartagena, de la fragata Numancia (30-XII-1870)— coincide con el atentado que cuesta la vida a Prim; el 2 de enero entra en Madrid, donde su primer acto oficial es la visita a la iglesia de Atocha, para rendir póstumo homenaje al cadáver del general Prim.

        Después del juramento constitucional, encarga formar gobierno al duque de la Torre. En las Cortes de 1871 (3-IV) lee el discurso de la Corona, en el que reafirma que esta jamás tratará de imponerse a la voluntad nacional representada en Cortes Diario de Sesiones. No obstante los leales propósitos del rey, la situación interior de España carece de estabilidad. Los partidos extremistas y los partidarios de la monarquía destronada se agitan sin tregua ni descanso. Se conspira en cien puntos del reino, y, además, los personalismos de los prohombres gubernamentales —Serrano, Sagasta, Martos, Ruiz Zorrilla, Ulloa— favorecen en no escasa medida la confusión, si no el desorden.

        Justo es reconocer, sin embargo, la actitud sinceramente constitucional de Amadeo. El 24 de julio sustituye al ministerio del duque de la Torre, otro presidido por Ruiz Zorrilla, que solo dura hasta octubre. El 17 de noviembre forma gobierno Malcampo, bajo la inspiración de Sagasta, luego de declinar el ofrecimiento este y el duque de la Victoria. El futuro jefe del fusionismoSagasta— asume el gobierno un mes después (23-XII), al ser derrotado Malcampo por un voto de censura del Parlamento. En 1872 vuelve a presidir un gabinete Ruiz Zorrilla, y se disuelven las Cortes.

        Este año se producen los levantamientos carlistas de Gerona, Guipúzcoa, Vizcaya y Navarra; entra el pretendiente en España, siendo sorprendido por el general Moriones en Oroquieta y teniendo que repasar la frontera hacia Francia; se atenta contra la vida del rey en la calle del Arenal, de Madrid, se alzan agitaciones republicanas de tipo federal en el Ferrol; crece el separatismo en Cuba; Cataluña sufre los horrores de una contienda civil.

        El 10 de enero de 1873 lanza un manifiesto el Centro Hispano-Ultramarino contra las reformas en Ultramar, que se discuten en el Parlamento, y se constituye luego la Liga Nacional contra estas reformas. 230 personalidades piden públicamente la proclamación de Alfonso XII como rey de España.

        Con motivo del nombramiento de capitán general de Cataluña a favor del general Hidalgo, se produce un movimiento subversivo en el Arma de Artillería, que no se avino a obedecer órdenes de aquel jefe, dada su intervención en los sucesos del cuartel de San Gil (1866). Todos los artilleros, del generalato a los cadetes, piden su retiro. El Gobierno de Ruiz Zorrilla hace cuestión de confianza la disolución de este Cuerpo, y tras obtener el voto favorable de las Cortes, el monarca lo firma, aunque no sin anunciar al presidente del Consejo de ministros su decisión irrevocable de abdicar a corona de España.

        Aunque Ruiz Zorrilla y los demás consejeros se oponen a ello alegando la inconstitucionalidad de la pretensión regia, Amadeo, se muestra irreductible. Desde luego, sus ministros ministros, ya que el número 7º del artículo 74 de la Constitución del 1º de julio de 1969 dispone que el rey necesita estar autorizado por una ley especial para abdicar la Corona, y esta ley no existía. El 11 de febrero se da lectura en las Cortes al mensaje de rey, en el que declara su abdicación. El documento termina así:

        Estad seguros de que al despedirme de la Corona no desprendo del amor a esta España tan noble con desgraciada, y de que no llevo otro pesar que el de no haberme sido posible procurarle todo el bien que mi leal corazón para ella apetecía.

        En la misma sesión se proclama la república, y eligen jefe de poder ejecutivo a Estanislao Figueras. Al día siguiente sale de Madrid Amadeo con familia para Lisboa; en la Capital lusitana embarca rumbo a Génova. Dejaba en España tras de sí, un extraordinario respeto, pero muy escasas simpatías. Había vivido en aislamiento casi absoluto: bloqueado por las clases altas, mal entendido por las populares y peor servido por los políticos. Disfrutaron de la confianza de don Amadeo su compatriota Dragoretti y su ayudante Díaz Moreu, oficial de nuestra Armada.

        El Conde de Romanones nos ha dejado un cumplido retrato de este monarca:

        Amadeo, el hijo tercero de Víctor Manuel, en lo físico no había heredado rasgo alguno de su padre, acabado ejemplar de los Saboyas, que ciertamente no se distinguieron por la elegancia y hermosa disposición del cuerpo. Acusaba, en cambio, parecido indudable a su madre, María Adelaida Francisca, hija del archiduque de Austria, Raniero. Proporcionado de líneas, esbelto, de facciones correctas, bien podía pasar por un gallardo mozo. De frente espaciosa y algo prominente, encuadrada por rizada cabellera; los ojos, negros, de mirar inexpresivo; gruesos los labios, recia y blanca la dentadura, la barba cerrada, disimulando el prognatismo de los Habsburgo, tal resultaba su figura.
        En lo moral no ofrecía rasgo alguno sobresaliente, salvo su valor personal bien probado, exento de ambición, ferviente católico, habiendo heredado de su padre una sola condición: una inclinación apasionada por las hijas de Eva. Educado militarmente, y con esmero al declararse la guerra con Austria en el año 66, Amadeo tomó parte en muy célebres batallas, mandando los granadero de Cerdeña, y cayendo herido en el ataque de Monte-Torre, en Custoza, al parecer tan gravemente que se le dio por muerto. De la herida se repuso pronto, y le sirvió de aureola el haber vertido su sangre para anexionar al reino de Italia la perla del AdriáticoAmadeo I de Saboya, el rey efímero, Madrid, 1935, págs. 56-57.

        Después de su abdicación, Amadeo de Saboya volvió a fijar su residencia en Turín, y en esta ciudad murió María Victoria, su esposa, el 8 de noviembre de 1876. De estas primeras nupcias nacieron tres hijos: los príncipes Manuel Filiberto, duque de Aosta (1869-1931); Víctor Manuel, conde de Turín (n. 1870), y Luis Amadeo, duque de los Abruzzos (1873-1933). El ex rey de España contrajo nuevo matrimonio con Leticia Bonaparte, sobrina suya e hija de Jerónimo Napoleón, el 11 de septiembre de 1888. De este segundo matrimonio nació Humberto, conde de Salemi (1889-1918). Amadeo falleció en su ciudad natal antes de cumplir los cuarenta y cinco años (18 de enero).

        VEGA, José, Diccionario de Historia de España, dirigido por Germán Bleiberg. 2ª edición. Ed. de la Revista de Occidente, 1969, tomo A-E, págs. 204-205.